9.7 C
Castelldefels
viernes, marzo 1, 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
0,00€

No hay productos en el carrito.

CONVIVIR CON MASCOTAS desde antes y después del nacimiento DISMINUYE EL RIESGO DE DESARROLLAR ENFERMEDADES.

CONVIVIR CON MASCOTAS desde antes y después del nacimiento DISMINUYE EL RIESGO DE DESARROLLAR ENFERMEDADES.

Son muchas las familias que, desgraciadamente y equivocadamente, piensan que alejar a los niños de las mascotas y de ‘ambientes’ con pelos y animales es beneficioso para ellos. Pero la ciencia nos demuestra que eso esta lejos de la realidad. Los niños que conviven con animales tienen menos riesgo de desarrollar alergias, asma u obesidad.

Por ejemplo, el estudio, que publica el ‘Journal of the American Medical Association’, se basó en 474 bebés sanos del área de Detroit (EE UU) a los cuales se les realizó un seguimiento desde su nacimiento hasta los seis o siete años. Se realizó una comparación entre 184 niños expuestos en la infancia a más de dos gatos y/o perros y 220 sujetos que no tuvieron contacto con estos animales.

Mucho menos riesgo de alergia común

Los resultados obtenidos mostraron que aquellos que sí habían tenido contacto con el animal durante la infancia eran la mitad de propensos a desarrollar algún tipo de alergia común, en comparación con los que no habían mantenido contacto. Por otro lado, una minoría de los niños con exposición temprana mostró tendencia a una fácil irritación de las vías respiratorias así como a una hipersensibilidad.

La reacción ante posibles alérgenos se basó en la respuesta a un estimulante químico llamado metacolina. Los sujetos que crecieron con dos o más perros y/o gatos experimentaron una hiperreactividad un 45% menor.

Un 15,5% de los niños sin contacto con estas mascotas desarrolló alergia a los gatos, en comparación con un 11,6% de los que tenían un gato o un perro, y un 7,7% de los que vivían con dos o más animales. Las cifras resultan similares en el caso de la alergia a los perros ya que los porcentajes variaron del 8,6%, al 3,5% y el 2,6%, respectivamente.

Menos alergias de tipo familiar

Algo parecido ocurrió en las alergias de tipo familiar, donde los resultados variaron entre el 33,6%, en los niños sin contacto con los animales, y el 15,4%, en aquellos con dos o más mascotas. En este último caso, se dio una excepción puesto que se incrementó el porcentaje de alergias en los que convivieron con sólo un animal (de un 33,6% a un 34,3%).

Estos datos resultan significativos ya que los autores esperaban resultados totalmente opuestos. Los investigadores comenzaron el estudio con la intención de ver si la exposición a gatos y perros aumentaba realmente el riesgo de padecer algún tipo de alergia. Sin embargo, las conclusiones obtenidas pusieron en evidencia la existencia de una situación totalmente contraria.


Las bacterias ayudan

Este fenómeno se debe, según los autores, a que los niños que viven con estos animales están expuestos a niveles más altos de endotoxinas, que se originan por la presencia de bacterias gram negativas, en la boca de perros y gatos.

«La exposición a las endotoxinas parece que fuerza al sistema inmunitario para desarrollar un diferente patrón de respuesta, lo que provoca que seas menos propenso a ser alérgico», afirma el Dr.Ownby, director del estudio.

Estos nuevos hallazgos ofrecen, según afirma un editorial publicado en la misma revista médica, una oportunidad para llegar a comprender los distintos aspectos de la respuesta alérgica que podría llegar a causar asma. También ayuda a conocer cómo la exposición a un alérgeno del animal puede provocar un aumento en la tolerancia a la alergia, así como identificar qué factores son los que hacen a una persona más propensa a esta enfermedad. No obstante, el editorial aclara que todavía estos mecanismos no están del todo resueltos.

Menor riesgo de alergia y obesidad

Por otro lado, otro estudio de la Universidad de Alberta (Canadá) ha descubierto que los niños que viven con mascotas desde pequeños tienen niveles más altos de dos tipos de microbios que se asocian con un menor riesgo de alergias y obesidad.

Así lo han observado en un estudio con bebés que vivían con mascotas, el 70 por ciento perros, que publica en su último número la revista ‘Microbiome’, cuyos autores avanzan que este hallazgo podría deberse a una alteración de las bacterias intestinales que favorece al sistema inmune.

«Hay una ventana de tiempo crítica cuando la inmunidad intestinal y los microbios se desarrollan conjuntamente y las interrupciones de este proceso producen cambios en la microbiota», según Anita Kozyrskyj, epidemióloga pediátrica que ha participado en este trabajo.

Los últimos hallazgos de Kozyrskyj y su equipo se han producido tras analizar muestras fecales de niños obtenidas de un estudio canadiense realizado hace dos décadas, que demostró que los niños que crecían con perros tenían tasas más bajas de asma.

Un perro en una pastilla

La teoría es que la exposición más precoz a la suciedad y a las bacterias, presentes por ejemplo en el pelo o en las patas de los perros, favorece una inmunidad también precoz. Pero los autores no estaban seguros de si este efecto tenía lugar en las bacterias de los perros o tras su transmisión a los humanos al tocarlos.

Por ello, los investigadores extendieron el análisis de la exposición a mascotas desde que el bebé estaba en el útero materno hasta tres meses después de nacer, midiendo la presencia de las bacterias ‘Ruminococcus’ y ‘Oscillospira’, que se han relacionado con un menor riesgo de alergias infantiles y obesidad respectivamente.

Así, vieron que la presencia de estas dos bacterias se duplicaba cuando había una mascota en casa, según ha confirmado Kozyrskyj, lo que se debe a que afecta indirectamente a la microbiota intestinal tanto durante el embarazo como durante los primeros meses de vida.

Por ello, según esta experta, la protección puede conseguirse incluso aunque el perro esté en casa justo en el momento de dar a luz.

Además, el estudio también mostró que la mejora de la inmunidad se produjo incluso en tres escenarios conocidos por una mayor sensibilidad, como en los partos por cesárea, cuando se utilizan antibióticos durante el parto o cuando el bebé no es alimentado con leche materna.

Aunque la autora admite que se necesitan más investigaciones para confirmar este hallazgo, no descarta que en el futuro pueda aplicarse el concepto de «un perro en una pastilla» como estrategia preventiva para las alergias, que la industria implante mediante un suplemento «al igual que ya ha hecho con los probióticos».

Los niños con mascotas son más felices y más sociables

Los niños que poseen una mascota sufren menos estrés, hacen más actividad física y se sienten más felices; son las conclusiones de una investigación realizada por Masterfoods.

El 80% de los padres encuestados opinan que la mascota ha hecho a sus hijos felices y más sociables.

La investigación resalta que cuatro de diez familias han encontrado que sus niños juegan más activamente desde que tienen una mascota en casa. Los padres afirman que desde que llegó el animal a casa las actividades sedentarias como la TV y los videojuegos disminuyeron.

El especialista de la investigación, el Dr. McNicholas afirma que los animales de compañía o mascotas pueden ayudar a combatir problemas en los niños, como la obesidad y la falta de ejercicio ya que alejan a los niños de la TV o los videojuegos y los pequeños toman un papel más activo en el cuidado de la mascota.

Es por ello, que convivir con mascotas en un ambiente familiar y equilibrado es tremendamente beneficioso física y psicológicamente para los mas pequeños de las familias.

Pots seguir-nos també: Instagram i Facebook

Encuentra más noticias  

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

*

Stay Connected

21,991FansMe gusta
3,912SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_imgspot_imgspot_img

Latest Articles

Abrir chat
Hola!😊 ¿En qué podemos ayudarte?
Verificado por MonsterInsights